Polideportivo

Se acabó el periplo de Marcelo Ríos como entrenador

El "Chino" confirmó que fue despedido por la familia de Juncheng Shang (190°) y cree que la decisión no pasó por el tenista. ¡Los detalles acá!

Avatar del

Por Max Díaz G.

Marcelo Ríos logró llevar a dos finales de Challenger a "Jerry" Shang antes de que culminara la relación laboral.

Marcelo Ríos logró llevar a dos finales de Challenger a "Jerry" Shang antes de que culminara la relación laboral.

Marcelo Ríos estaba feliz con su nueva faceta como coach del chino Juncheng Shang, de 17 años, con el que alcanzó el puesto 190° del ranking, luego de llegar a dos finales de Challenger con el chileno a cargo. Pero todo terminó abruptamente tras el anuncio que hizo el ex número del mundo sobre la separación con "Jerry" Shang, como es conocido en el circuito.

¡Disfruta lo mejor de nuestro fútbol en ESTADIO TNT Sports! Míralo en tu celular, smart tv, tablet y notebook. Suscríbete ahora.

"A mí no me dieron ninguna razón por la que terminamos. no me dijeron ni una hueá. Esto lo supe por mi agente, que me dice 'malas noticias, no vas a seguir con Jerry'. Yo creo que fue una decisión del papá, no de Jerry. Aparte la mamá y el papá se agarran todo el día y eso le hace mal al pendejo", dijo Ríos a La Tercera este lunes.

"No sé qué mierda hablarán, pero sé que la mamá estaba bien contenta. Le dije a Jerry que lo conocí súper poco y al papá que no podía ser que todo el día anduviera peleando. Se sale de sí, empieza a gritar o se va a la chucha. Es una cultura muy difícil. El tipo hizo dos finales (de challenger) y está 190°. Por resultados no pueden huevear. Pero da igual, a mí no me influye. La verdad, no lo estaba pasando bien con el viejo", agregó.

Complementó que "los papás metidos dentro de la cancha son de terror. Le hacen todo. Y lo peor es que habla en chino y no le entiendo ni raja. De repente lo putea, porque se entiende cuando están a los gritos. Yo tengo mi nombre igual y no estoy para un espectáculo cada vez que juegue Jerry".

"El que haya subido del 380 al 190 es un paso grande. Es muy talentoso, juega muy bien, pero le falta mucho que aprender porque es muy pajero, es muy cómodo. Es la raja, pero le falta cambiar esa mentalidad y ser un perro en la cancha. Si realmente se sacara la chucha, puede ser muy bueno", sentenció.

Comentarios