Polideportivo

Guillermo Pereira, de no querer nada con el golf a soñar con lo más alto

"Mito" estuvo a punto de darle una medalla al Team Chile en los últimos Juegos Olímpicos, pero hubo un momento de su vida en que se alejó completamente del deporte que tanto domina. 

Fue un hoyo maldito. O quizá una crueldad del destino. Aunque para Guillermo Pereira sólo fue parte del repertorio de las cosas que ofrece el golf. Después de ese tiro fallido, "Mito" no pudo festejar la medalla de bronce y terminó Tokio 2020 con un diploma olímpico. 

Pero el golfista de 26 años no siempre estuvo convencido de practicar este deporte. De hecho, todo lo contrario. En un diálogo con Pelota Parada, el santiaguino contó cuándo le ocurrió esta crisis vocacional. "Estuve desde los 6 a los 15 años sin parar de jugar golf, prácticamente dedicado. A los 15 me fui a una academia en Estados Unidos y ahí me di cuenta que en ese minuto no quería jugar golf y decidí dejarlo. Me puse a hacer otras cosas, traté otros deportes como hobby y por dos años no agarré un palo de golf ni hice nada relacionado con esto", admitió Pereira. 

Eso sí, el receso se acabó cuando empezó a experimentar ciertas sensaciones. "En algún minuto fue como 'podría tratar de jugar' y me empezaron a volver esas ganas de querer jugar realmente y no por estar ahí hace mucho tiempo. Eso fue bueno, pude vivir cosas que antes no había podido y traté de quemar algunas etapas para que después no me pasara la cuenta", afirmó "Mito" de la pausa que tomó en la disciplina en la que ahora apunta a lo más alto. "No era bueno, bueno para ningún deporte, pero traté de ponerle al fútbol, anduve en bicicleta y moto", recordó. 

"Entre el año pasado y este, después de los Juegos Olímpicos, fue increíble la cantidad de personas que empezó a seguir más el golf. Es el sueño jugar y ganar en el PGA Tour y estar en las grandes ligas. Hay que seguir disfrutando y seguir adelante. Esa chaqueta verde me quedaría bien yo creo. Creo que ganar el Masters de Augusta sería lo más grande como sueño. Después están los objetivos de llegar al PGA Tour, que no es nada fácil mantenerse. En realidad quiero tener una buena carrera durante años y poder consolidarme", cerró el golfista, con la ambición de quien confía en su potencial, pero consciente de que sin trabajo todas las metas se diluyen entre las buenas intenciones. 

-align: justify;">"

Comentarios