Nacional

Vidangossy habló de la depresión que superó

El volante de 32 años, quien espera por una nueva opción en el fútbol profesional tras no haber renovado contrato con Deportes Valdivia, contó algunos detalles de la enfermedad que lo tuvo complicado por mucho tiempo. 

El último club de Mathias Vidangossy fue Deportes Valdivia, donde no llegó a acuerdo para continuar en 2020: allí jugó 17 partidos y anotó un gol.

El último club de Mathias Vidangossy fue Deportes Valdivia, donde no llegó a acuerdo para continuar en 2020: allí jugó 17 partidos y anotó un gol.

El Mundial Sub 20 de Canadá 2007 fue una muy buena experiencia para Mathias Vidangossy. Por el alto nivel que mostró y porque ese desempeño significó su llegada al fútbol español. Puntualmente al Villarreal, aunque fue cedido al Almería para tener más opciones de jugar.

Según las propias palabras del volante de 32 años, quien conversó por Instagram con CDF, fue en aquel país que comenzó a luchar con la depresión. "En España tuve mi primer bajón grande", comentó el ex Deportes Valdivia, club en el que no pudo llegar a acuerdo para permanecer en 2020. 

"Fui allá y no jugué casi nada. Después de jugar un Mundial, donde salió casi todo bien, llegar a un equipo en el que no me tomaban en cuenta fue un golpe duro para mí. Ahí empecé con las montañas rusas: los bajones, las subidas y muchas cosas que en el momento no se entienden, pero más de grande me di cuenta de que mi historia pudo haber sido otra", afirmó el ex Colo Colo y Deportes La Serena. 

"En España empecé con las montañas rusas: los bajones, las subidas y muchas cosas que en el momento no se entienden, pero más de grande me di cuenta de que mi historia pudo haber sido otra".

Ya con más experiencia, Vidangossy escoge analizar todo desde otra perspectiva. "En ese momento era muy inestable emocionalmente y si uno no está bien de la cabeza, es muy difícil. Cuando uno no sabe controlar las emociones, te botan, te levantan y te vuelven a hacer caer. Es una ruleta: no sabes cuándo vas a estar bien o cuándo estarás mal.  Había concentraciones con Bielsa en que lloraba sin saber por qué. Y por eso no logré entender bien lo que quería. Lo único que pensaba era jugar y desahogarme, pero sus entrenamientos no eran para jugar. Para mí no es un buen recuerdo", reconoció el santiaguino, quien pasó por Chiapas y los Pumas de la UNAM en el fútbol de México. 

Comentarios