La Roja

¿Opción para la Roja? Lucas Passerini está cerca de cerrar su nacionalización

El delantero de Cruz Azul está en pleno proceso y, según su representante, solo le faltan dos trámites.

El ex Palestino jugó cinco partido y anotó tres goles con la "Máquina Cementera" azteca.

El ex Palestino jugó cinco partido y anotó tres goles con la "Máquina Cementera" azteca.

El delantero argentino Lucas Passerini, de buen presente en el Cruz Azul de México tras su estadía en Palestino donde fue goleador del fútbol chileno en 2019, está cerca de cerrar su proceso de nacionalización y ser opción para la Roja.

Eso fue lo que aseguró el representante del jugador, Diego Braga, al diario La Cuarta: "Solo faltan dos trámites para que Lucas obtenga la nacionalidad".

Braga añadió que "su abuela tiene que firmar un papel y luego el jugador viajará a Santiago el 12 de mayo para sellar la carta de nacionalización que le otorgará la condición de chileno".

Según los estatutos de la FIFA, en el artículo 5, en los apartados 1 y 2, un jugador puede ser convocado a la selección de una nueva federación si cumple una de las siguientes condiciones: a) el jugador nació en el territorio de la federación; b) uno de los padres biológicos del jugador nació en el territorio de la federación; c) uno de los abuelos nació en el territorio de la federación; d) el jugador ha vivido al menos cinco años ininterrumpidos después de cumplir los 18 años en el territorio de la federación.

En el caso de Passerini, sería en base la situación c) y no existe claridad por parte del jugador y su entorno sobre si la familiar del futbolista nació o no en territorio chileno. De hecho, se han realizado varios trámites en el registro civil para comprobar esta situación.

En caso de que todo se concrete en los tiempos estipulados, Passerini puede ser opción para disputar la Copa América que se realizará desde junio en Argentina y Colombia, donde el elenco nacional disputará el Grupo B en territorio trasandino, donde enfrentará a la Albiceleste, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Australia.

Comentarios