Internacional

"Riquelme me dejó de hablar de un día para otro"

Cristian Chávez, volante ofensivo que juega para Wilstermann de Bolivia y pasó por la Unión Española, se refirió a la relación que tuvo con Martín Palermo y "Topo-Gigio" cuando coincidió con ellos en el plantel de Boca Juniors. 

Cristian "Pochi" Chávez estuvo en Boca Juniors desde 2005 hasta 2012. Luego fue a Lanús. Y después, a Unión Española.

Cristian "Pochi" Chávez estuvo en Boca Juniors desde 2005 hasta 2012. Luego fue a Lanús. Y después, a Unión Española.

Desde diciembre de 2013 hasta febrero de 2015. Poco menos de un año y medio duró la estadía de Cristian Chávez en la Unión Española. El "Pochi" jugó 28 partidos en campeonatos nacionales y no hizo goles, aunque sí festejó un par de tantos en la Copa Libertadores 2014: frente a Independiente del Valle de Ecuador y ante Botafogo de Brasil. 

El enganche argentino llegó a Plaza Chacabuco desde Lanús, donde estuvo dos temporadas tras emigrar de Boca Juniors, el club donde se formó. Y donde fue sindicado como uno de los sucesores de Juan Román Riquelme. En una entrevista que concedió desde Cochabamba, Bolivia, a El Show de Boca contó detalles de la relación con el "10". 

"De un día para otro, Román me dejó de hablar, nunca supe cuál fue el motivo. Igualmente reconozco que aprendí muchísimo de él. Fue uno de los mejores jugadores que vi en mi puesto. Sinceramente me dolió que me dejara de hablar", comentó el actual enganche del Jorge Wilstermann, uno de los rivales de Colo Colo en el Grupo C de la Copa Libertadores. 

"De un día para otro, Román me dejó de hablar, nunca supe cuál fue el motivo y sinceramente me dolió. Igualmente reconozco que aprendí muchísimo de él. Fue uno de los mejores jugadores que vi en mi puesto".

De todas formas, en su paso por los "Xeneizes", Chávez sí logró tener una gran relación con Martín Palermo, la otra vez referente en el vestuario por esos años. Conocida es, de hecho, la poca afinidad que tenía el "Titán" con Riquelme fuera de la cancha. 

"Hubo dos personas que me marcaron en mi vida: Palermo, que siempre me aconsejó y me enseñó cómo manejarme. El otro es Santiago Silva (N de la R: jugó en Universidad Católica en 2017), con quien hice una gran relación desde que llegó al club. Hoy es el padrino de mi hija", contó el oriundo de Pilar. 

Comentarios